Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
Teléfonocómo llegar

Consejos para una piel sana y de aspecto joven

Publicado: 4 de Marzo de 2019

Cada persona tiene un tipo de piel distinto y el cuidado de cada piel puede variar un poco. Aun así, hay cuidados que son prácticamente universales y casi obligatorios si quieres mantener una calidad de piel excelente. 

1. Lavado diario: es un procedimiento que se tiene que repetir dos veces al día. Una al levantarnos por la mañana y una segunda vez antes de ir a dormir. Para el lavado de la piel de la cara no sirve cualquier jabón, puesto que la mayoría (jabón de manos, corporal...) lo único que hacen es eliminar el campo hidrolipídico de la propia piel, que es el encargado de protegerla de los agentes externos. Es mucho más recomendable usar una leche desmaquilladora (aunque no nos maquillemos) y acto seguido un tónico. El tónico consigue acabar con la suciedad que la leche no ha terminado de quitar y además tonifica. Si no estás segura de que tónico es el adecuado para ti, te recomendamos uno de rosas o caléndula, que nunca suelen fallar y no son agresivos.

2. Aplicación de crema hidratante: se tiene que aplicar acto seguido de la limpieza de la piel con leche y tónico y también repetir dos veces al día. La crema hidratante tiene que ser adecuada a tu tipo de piel. Si tienes una pie grasa, utiliza una crema con alto contenido en agua y viceversa. La crema hidratante diaria crea una película que nos protege de los radicales externos presentes en el ambiente, que son en gran parte responsables de el envejecimiento prematuro de la piel. La película protectora que crea la crema, a la vez, también consigue que la piel saque más provecho de sus propios recursos naturales, impidiendo que la humedad se evapore en contacto con el aire y así se mantiene más hidratada.

3 Cuidar tu piel a través de la alimentación. Los alimentos que nunca fallan son los cítricos, que tienen un alto contenido en antioxidantes y vitamina C (pomelo, limón, naranja, mandarina...) aunque también los puedes encontrar en otros alimentos como la col o el kiwi. Un consejo: para que no pierdan la vitamina, es necesario mantener los cítricos y no pelarlos hasta que se vayan a consumir.

4. Realizar higienes faciales de vez en cuando: la higiene facial es un tratamiento muy completo, limpia en profundidad, exfolia eliminando células muertas, se eliminan comedones enquistados, se abre el poro y se aplican productos altamente hidratantes. Es aconsejable realizar una higiene facial entre tres y cuatro veces al año, si es posible, cuando cambiamos de estación (de verano a otoño, de invierno a primavera...) ya que los camios bruscos de estación afectan a nuestra piel (y a nuestro cuerpo y bienestar e general). Con una buena higiene facial a manos de una buena profesional, conseguimos preparar la piel para la nueva estación y así lograr que no se resienta.

5. Radiofrecuencia: con el paso de los años, la piel pierde elasticidad y firmeza, dando lugar a signos de envejecimiento como descolgamientos o líneas de expresión. La radiofrecuencia bipolar es un tratamiento exclusivo en centros profesionales. Consiste en una corriente que consigue que la piel vuelva a regenerar de manera natural la elastina y el colágeno que falta. Los resultados son visibles desde la primera sesión y se aconseja hacerse una sesión cada dos semanas durante un mes y medio y después continuar con un mantenimiento de una sesión cada dos o tres meses. Los resultados de la radiofrecuencia pueden llegar a durar hasta seis meses. Es indolora y es la alternativa perfecta a una cirugía, no siendo invasiva y teniendo unos resultados notables. Es recomendable empezar a hacerse tratamientos con radiofrecuencia a partir de los 25-30 años, dependiendo de cada caso.

6. Mesoterapia facial: la mesoterapia facial es un método en el que se infiltran vitaminas directamente en las capas profundas de la piel. Es un tratamiento estrella ya que, al contrario de las cremas que sólo logran llegar a las capas más superficiales de la piel (epidermis), ésta al ser inyectada actúa en las capas más profundas (dermis e hipodermis), nutriendo de esta manera tu piel desde el interior. No tiene efectos secundarios y se recomienda hacerse una sesión cada uno o dos meses. Los resultados, que son acumulativos, son impresionantes.


7. No abusar del sol: tod@s hemos oído eso de "tomar el sol es muy bueno y aporta muchas vitaminas"... Pero seamos sinceros, las vitaminas que te aporta la luz solar ya las adquieres simplemente dándote una vuelta por la calle, no es necesario ir a la playa de 12:00h a 18:00h a tostarte. Es una práctica totalmente nociva, la piel recuerda y a la larga el exceso de sol causa manchas, envejecimiento prematuro y en el peor de los casos, puede desarrollarse una enfermedad. A tod@s nos gusta lucir bronceados en los meses de más calor, pero por favor ¡Hay que ser consecuente! Los excesos jamás han sido buenos.

Si tienes cualquier duda sobre como puedes mejorar el cuidado de tu piel, no dudes en ponerte en contacto con nosotras, somos especialistas y te aconsejaremos y atenderemos encantadas.

haz clic para copiar mailmail copiado